Semana de la Misericordia en Movimiento: ser las manos y los pies de Cristo