Oscar Romero, Santo patrono para los cambios inesperados